miércoles, 29 de abril de 2015

¡Qué bueno!, he vuelto a escribir

Me ha dado un ataque de poesía y
¡qué mierda!
No te tenía cerca.

Me he tenido que conformar con Ángel
y retales de esos que encuentras en internet.
Y es que no me acabo de acostumbrar del todo
a este vacío lleno de de todo, menos de ti,
me asusta tanto no encontrarte cuando te busco
que es ya casi inevitable reconocer el olvido.

Pero -siendo sensatos-
ni siquiera los enfermos de Alzheimer olvidan del todo
Solo guardan muy dentro de sí mismos sus recuerdos
porque duelen
o porque alegran demasiado, y eso también produce tristeza
Puede ser que eso me pase contigo.
no es que me olvide de ti,
es que te guardo tan dentro de mí
que no quiero compartirte con nadie
no quiero que nadie te vea reflejado más en mis ojos
no quiero que sepan de ti
ni oigan tu nombre
en esos momentos en que se comparten vivencias personales

Soy tan egoísta
que solo te tendré presente en mi yo conmigo
o cuando
-como ahora-
me den ataques de poesía y
¡qué mierda!

No te tenga cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada